Validez de documentos y traducciones juradas

En muchos lugares del mundo, las traducciones requieren de una certificación que garantice su veracidad y fidelidad al respecto al original. Por eso, las agencias especializadas como la nuestra son la mejor opción a la hora de manejar documentos oficiales.

Sin duda, las traducciones juradas son una necesidad en los tiempos que corren, ya que la validación de una tercera parte, en este caso el Ministerio de Asunto de Exteriores, es imprescindible para que el lugar de destino lo acepte como fehaciente.

Contratar traductores jurados especializados

En los últimos tiempos hemos visto un boom de los traductores automáticos, y aunque es cierto que es una herramienta que está viviendo grandes mejores, no pueden ser utilizados como sustitutos de los traductores de carne y hueso, especialmente en documentos de contenidos sensibles.

En este contexto, los profesionales de la traducción se especializan y trabajan casi en exclusiva con documentos que necesitan la certificación pertinente para tener validez en países extranjeros. De esta manera, aunque a priori pueda parecer un coste superfluo, es una inversión necesaria para ahorrarse problemas burocráticos que podrían ser incluso más costosos.

Por todo ello, en MC Traducciones te evitamos dolores de cabeza encargándonos del proyecto de traducción desde el principio hasta el final. Asignamos al profesional mejor preparado para cada caso y seguimos una serie de procesos que aseguran los estándares de calidad. Solo así se puede producir un texto meta que garantiza su validez en cualquier institución oficial.

¿Cuándo hay que validar la traducción de un documento?

Los documentos susceptibles de necesitar una traducción jurídica pueden ser de diferentes índoles: contratos, certificados de nacimiento o de matrimonio, expedientes académicos, documentos técnicos, etc.

Los traductores jurados tienen el visto bueno del Ministerio de Asuntos Exteriores y lo certifican con su firma y sello. Ese es el indicativo que las instituciones extranjeras dan por bueno y solo así te lo darán por válido. Los documentos que no incorporen esa certificación pueden ser rechazados a pesar de que tú sepas que son 100 % reales.

Aunque a priori puedan parecer encargos similares, las traducciones juradas y las traducciones generales no son tratadas de la misma manera por el profesional ni requieren el mismo grado de formación. Al igual que en otras profesiones se paga un extra por la especialización del trabajador, los traductores jurados están un escalafón por encima y eso se ve reflejada en las tarifas a pagar.

Desde aquí te recomendamos acudir a traductores jurados profesionales cuando tengas que traducir un documento importante o de cierta sensibilidad. De verdad que merece la pena prevenir antes que curar, ya que verse en el lugar de destino sin la documentación necesaria en regla puede acarrear graves consecuencias, y si necesitas igualmente la traducción jurada probablemente será más cara que en tu país de origen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *