Errores comunes de los traductores online

En los últimos tiempos hemos podido comprobar que el empuje de la tecnología también ha llegado al sector de la traducción, con la aparición y mejora de los traductores automáticos. Evidentemente, existe un sector de la población que se emociona muy rápido con los beneficios de la tecnología, sobre todo para su desempeño diario, pero se debe tener una mayor cautela a la hora de asumir que las apps o gadgets tienen un funcionamiento óptimo en el ámbito laboral.

Vivimos en una era de tecnología avanzada, donde cada parte de nuestra vida diaria está relacionada con la ciencia de una manera u otra. No hay duda de que a lo largo de los años la tecnología ha sido la responsable de crear recursos increíblemente útiles que ponen toda la información que necesitamos al alcance de la mano. El desarrollo de la tecnología ha llevado a tantos descubrimientos alucinantes, mejores instalaciones y mejores lujos, pero al mismo tiempo ha cambiado dramáticamente nuestra vida diaria.

No es difícil darse cuenta de toda la tecnología que usamos diariamente. Pero todo parece indicar que la tecnología relacionada con el sector de la traducción debe recorrer un largo camino para posicionarse como una herramienta de trabajo autónoma. En ese sentido, los traductores humanos pueden estar tranquilos ya que los resultados aún no se acercan a lo que las personas pueden hacer.

¿Por qué fallan los traductores online?

Los errores de los traductores online son notorios, y generalmente adquieren popularidad debido a lo cómicos que parecen al ojo humano. Su principal problema es la carencia de contexto, algo que los profesionales de carne y hueso tenemos inherentemente. Como es lógico, si uno aborda un texto sin ponerlo en situación, los errores pueden ser numerosos. En ese sentido, las palabras polisémicas son uno de los caballos de batalla que los traductores online no han podido domar todavía.

Del mismo modo, las construcciones sintácticas complejas ofrecen dificultades a los traductores online, ya que suelen guiarse por combinaciones de palabras cortas (2-3-4 palabras). Por ello, a la hora de elaborar frases largas o con un orden diferente al estándar (sobre todo en lenguaje coloquial), los resultados suelen ser deficientes.

Otra de las grandes complicaciones que surgen con los traductores online es que tienen su fundamento en grandes bases de datos, útiles cuando existe mucha información, pero no tanto cuando no se pueden alimentar cuantitativa y cualitativamente. Así, los idiomas con muchos contenidos como pueden ser inglés, español, francés, alemán tienen más precisión que si se combinan con otros menores como turco, sueco, etc.

Igualmente, existe un amplio margen de mejora en el ámbito de la lingüística computacional, de manera que será un campo muy a tener en cuenta. En definitiva, se espera que personas y máquinas puedan trabajar conjuntamente para mejorar la calidad de las traducciones, ya que por el momento lo más destacado de los traductores online es que continúan cometiendo graves errores de interpretación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *