Traductor jurídico

La traducción jurídica o traducción legal es la que se basa en traducir, desde un idioma origen hacia otro de destino, documentos de carácter legal, que pueden ser públicos (documentos oficiales redactados por una Administración o un organismo público) o privados (emitidos para reglamentar un determinado negocio o transacción jurídica entre particulares o empresas).

Lo habitual es que todos estos documentos hayan sido redactados por profesionales del Derecho. Por eso, suelen contener gran cantidad de conceptos jurídicos que no se usan en la vida ordinaria y que resultan extraños para la mayoría de los traductores.

Los textos legales incluyen un lenguaje y  una terminología muy particular del sector que puede cambiar de forma notable dependiendo del idioma y del ordenamiento jurídico de cada uno de los países.

Para este tipo de traducción no es suficiente, por tanto, con que el traductor conozca a la perfección el idioma en el que el texto está redactado para poder traducirlo de forma adecuada. Tampoco es suficiente tener una vasta y dilatada experiencia como traductor en cualquier otro ámbito de la traducción.

El traductor jurídico debe, además de lo anterior, entender y dominar los dos sistemas legales (el del texto original y el del país del idioma a que se va a traducir) para no correr el riesgo de cometer errores que puedan tener graves consecuencias legales para el destinatario de la traducción.

El traductor jurídico “ideal” debe ser abogado y traductor al mismo tiempo.

Traducciones jurídicas y legales

El traductor jurídico profesional debe poseer una sólida formación académica en Derecho. Pero el traductor jurídico va a tener además múltiples retos  a lo largo del texto, por lo que, también es necesaria una sólida formación en el campo de la traducción.

Los textos legales incorporan una terminología muy particular que varía notablemente en función del idioma y del ordenamiento jurídico de cada uno de los países.

Éstos son algunos de los documentos que necesitan traducción jurídica especializada y que el traductor jurídico de MC TRADUCCIONES podrá realizarte:

  • Traducción de contratos y acuerdos.
  • Traducción de actas de constitución de empresas.
  • Traducción de estatutos de empresas.
  • Traducción de actas e informes de reuniones.
  • Traducción de sentencias, escrituras notariales.
  • Traducción de Contratos de compraventa y financieros.
  • Traducción de Poderes notariales y escrituras.
  • Traducción de Documentación laboral.
  • Traducción de Testamentos y fideicomisos.
  • Traducción de Pólizas de seguro, informes periciales.
  • Traducción de Documentos relativos a Propiedad Intelectual o Industrial.
  • Traducción de Normativas y legislación extranjera.
  • Traducción de Decisiones judiciales.
  • Traducción de Procedimientos arbitrales.
  • Traducción de Escrituras y estatutos sociales.

Contacte con nosotros y conozca nuestros servicios.

Somos la empresa que le solucionará sus necesidades de traducción.