10 consejos de traductores para el marketing de empresas

El marketing es la parte más importante para cualquier producto, ya que es gracias a él que los clientes se enteran del producto y lo compran. Después de la fabricación viene la parte de marketing, ¿de qué sirve fabricar productos u ofrecer servicios si nadie los compra? Por eso, las empresas dedican una parte de sus gastos a estrategias de marketing, ya sea implantadas por ellos mismos o contratando los servicios de agencias especializadas.

El buen marketing no sólo se limita al producto o servicio, sino que intenta mostrar los valores de una marca (branding) por la cual debe escogerse en lugar de la competencia. Ese trabajo de diferenciación es más fácil con técnicas efectivas de publicidad y gestión optimizada de los recursos. En ese sentido, el marketing se presenta como la herramienta indispensable para dar voz al negocio y amplificar el potencial de la empresa.

Cómo traducir marketing

Con las premisas anteriores, queda clara la importancia de saber transmitir el mensaje original en la lengua de destino, y por eso se recomienda contratar traductores especializados en marketing. En estos casos, una mala traducción no es error menor, sino que puede distorsionar todo la imagen de la compañía. Por eso, aquí revisamos 10 aspectos a tener en cuenta a la hora de hacer una buena traducción de marketing empresarial:

1. Adaptarse a la cultura de destino: Con el objetivo de conectar con el público, no basta con centrarse únicamente en los aspectos lingüísticos, sino también en la cultura de llegada. Si no se respetan los referentes culturales porque no funcionarían, no pasa nada, es peor transmitir un mensaje erróneo.

2. No traducir palabra por palabra: Aunque esta práctica cada vez es menos habitual, lo cierto es que hay clientes que piensan que transmitir el mensaje de manera fiel al original es trasladarlo palabra por palabra a las lenguas de destino. Sin embargo, esto limita el potencial de una traducción que debe ser cautivadora y provocar el sentimiento de querer comprar en el receptor.

3. Ser preciso con lo que se ofrece: Si bien el traductor puede tener cierta libertad a la hora de expresar el mensaje de la campaña, no puede incurrir en el error de distorsionar las ofertas.

4. No exagerar demasiado: Aunque una de las características propias del marketing es ensalzar las virtudes del producto o servicio para hacerlo más apetecible, tampoco hay que excederse respecto a lo que presenta el original, ya que de lo contrario quedará demasiado pomposo y artificial.

5. No utilizar un estilo diferente: Si el original presenta un lenguaje coloquial, el registro debe mantenerse. Si aplicamos un lenguaje formal, no casará con el objetivo de la campaña, especialmente si existe un soporte visual que lo complemente.

6. El texto debe cautivar: Las palabras sugerentes son las que llegan al público, por lo que se debe evitar el lenguaje plano que no apela a nada.

7. Evitar caer en false friends: Los “falsos amigos” son una trampa en la que no se puede incurrir en traducciones de marketing. Enviar un mensaje equivocado es sinónimo de fracaso empresarial.

8. Transmitir el mensaje correcto: Si no tienes claro lo que quiere expresar la campaña, lo mejor es contactar con el cliente, ya que de lo contrario se puede llevar a equívoco al cliente potencial.

9. Conocer bien el producto o servicio: Antes de empezar a traducir, se debe conocer la campaña globalmente, puesto que un enfoque integral permitirá estructurar mejor la traducción y optar por decisiones lingüísticas más acertadas.

10. Cuatro ojos ven mejor que dos: Para que la traducción tenga el efecto correcto, se recomienda que también la lea otra persona, ya sea un revisor profesional o alguien de la empresa que conozca la campaña. De esta manera, se comprobará si el texto meta reúne las características y los efectos de original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *