¿Qué documentos legales no necesitan traducción jurada?

A pesar de que los documentos legales son uno de los objetos principales de las traducciones juradas, eso no significa que siempre requieran de una certificación oficial. De hecho, no importa tanto el documento en sí sino el destino donde se pida.

La traducción jurada presenta una serie de garantías respecto a la convencional que deben ser tenidas en cuenta antes de solicitarla. De primeras, los traductores que tienen esa certificación garantizan la total fidelidad y corrección de sus trabajos. Aunque por norma general eso también se circunscribe al resto de traductores, el hecho de contar con una validación por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores aporta un plus de de confianza para el cliente.

Traducción de documentos legales

La experiencia en el ámbito es una de las características más valiosas para la traducción de documentos legales. De esta manera, recomendamos recurrir al grupo de profesionales de MC Traducciones, ya que contamos con trabajadores especializados en este tipo de documentos y ofrecemos un servicio de calidad en un corto espacio de tiempo. Sin duda, el buen hacer es nuestra mejor carta de presentación y la satisfacción de nuestros clientes nos avala.

Los documentos legales que no necesitan una traducción jurada son aquellos que en el país de destino no necesitan una validación. Por lo general, sí que la necesitan los certificados académicos, de nacimiento y de defunción, de matrimonio, etc. Por eso, cuando quiere trabajar o estudiar en un país extranjero y necesita demostrar su pasado de una manera fehaciente, las instituciones de destino requerirán el sello de una traducción jurada.

Por todo esto, el procedimiento sigue una serie de pasos que deben realizarse en orden:

Consultar si en la institución de destino es imprescindible una traducción jurada.

  • : Contratar los servicios de un traductor jurado.
  • NO: Solicitar una traducción convencional.

De esta manera, en caso de que no sea necesaria la traducción jurada, te ahorrarás un dinero; pero igualmente, si lo llevas todo traducido de antemano y realmente necesitabas una traducción jurada, deberás hacer otro desembolso, con la consecuente pérdida de tiempo. En cualquiera de los dos casos, lo más conveniente es informarse con anterioridad para evitar problemas económicos y burocráticos.

A fin de cuentas, como en cualquier otro ámbito, lo más importante es contar con buenos profesionales que se encarguen de la traducción. Contar con traductores especializados es una garantía, ya que su experiencia te asegura que el nuevo texto será fiel al original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *